Atentados contra la libertad de expresión (en internet)

Los horribles y tristes atentados de este enero en París están empezando ya a tener algunas consecuencias que muchos nos temíamos conocidos algunos cercanos precedentes.
Se ha reavivado la cuestión de la seguridad frente a la libertad, en este caso electrónica, como ya ocurriera en el Reino Unido en 2011.

La falacia de la privacidad

«No tengo nada que ocultar» una falacia sobre la privacidad

La privacidad en internet es un concepto que lleva algún tiempo de moda aunque no termina de convertirse en un asunto de preocupación real hasta que puntualmente afecta a la vida de algún personaje famoso y se termina convirtiendo en portada de informativos durante unas horas. Como en muchas otras cosas la privacidad solo preocupa cuando se rompe.

Está en la agenda de casi todos nosotros, sobre todo desde que nos advierten en las páginas web de nuestros derechos sobre las cookies, o cada vez que tenemos que publicar algo sensible en Facebook. Sin embargo nunca nos lo tomamos con la seriedad que el tema merece y esto provoca que muchas marcas tampoco respeten nuestra privacidad como merece.

Uno de los argumentos más repetidos es el de «yo no tengo nada que ocultar», que surge casi instintivamente cuando te plantean la posibilidad de que la NSA esté espiando tu correo, o de que Google lea tu correo electrónico para saber qué necesitas y ofrecértelo como una ganga irrechazable en forma de banner la próxima vez que habrás tu GMail.

No tengo nada que ocultar, no soy un terrorista… pero si un votante y un consumidor.

Y realmente es así, normalmente no somos delincuentes y nuestros pequeños secretos no van a desestabilizar la política internacional, pero ¿significa eso que debo obviar mi derecho a la intimidad? ¿dejarías a un comercial de una compañía escudriñar en los documentos personales de tu escritorio, en los álbumes de fotos de tu madre o en las cartas de amor de tu juventud para que te hiciera una oferta comercial más ajustada a tus necesidades?

Leer más

Cómo no recibir más invitaciones a juegos en Facebook

Sabemos que pocas cosas hay más desagradables que te inviten a juegos que no te interesan lo más mínimo en Facebook. También sabemos que no es la primera vez que pones un mensaje en tu timeline de Facebook pidiendo a tus «amigos» que no te envíen más invitaciones de juegos de una «santa» vez.

Tranquilo, estamos aquí para ayudarte, a continuación te enseñamos qué tienes que hacer para dejar de recibir invitaciones a juegos en Facebook.

Leer más

cadenas de mensajes en Facebook

Cadenas de mensajes falsas en Facebook ¿Cómo pararlas?

Cada vez es más frecuente ver cadenas de mensajes en las redes sociales, especialmente en Facebook. Una cadena de mensajes no es más que una publicación alarmante que te invita insistentemente a compartirla con tus amistades para evitar alguna catástrofe. Generalmente la alerta hace referencia a virus informáticos, problemas de privacidad, política, salud y cada vez más a delincuentes peligrosos.

La mayoría de ellas se comparten compulsivamente casi sin leer su contenido con la esperanza de servir de ayuda a algún conocido. Tal es así que hoy en día un porcentaje muy alto del tráfico de Facebook se compone de este tipo de publicaciones.
Sin embargo una lectura más detallada y una sencilla búsqueda en Google suele ser suficiente para comprobar que la cadena informa de algún hecho falso o que sucedió hace varios años. Ante la duda es recomendable realizar esa búsqueda y de esa forma comprobar si merece la pena seguir con «la rueda».

Leer más

Me gusta de Facebook

Privacidad en las redes sociales. Las fotos que nunca debiste subir.

Cuenta la leyenda que una vez una chica subió unas fotos a su cuenta de Facebook donde solo las compartió con su novio. Una semana después estaban por todos lados.

Esta historia se repite todos los días con diferentes protagonistas. Algunas veces las consecuencias son graves y terminan apareciendo incluso en informativos de televisión. El análisis de los hechos suele derivar en el tema de la configuración de las opciones de privacidad de las diferentes plataformas digitales.

sssshhhhh
Foto: photostock / FreeDigitalPhotos.net

No en vano la Ley de protección de datos está en boca de todos y muy de moda últimamente: desde el derecho a la intimidad hasta la Ley de Cookies.

Más allá de detalles técnicos y legales este artículo está orientado al sentido común y a la prudencia, un asunto no siempre suficientemente ponderado en internet.

Algunas investigaciones de mi amigo Juan Jover (solo para técnicos, aviso) demuestran cómo es posible llegar a acceder a una fotografía que en principio no podemos ver en Facebook (lo he probado y funciona). No es nada del otro mundo, cualquier usuario puede descargar una foto protegida y compartirla por otro lado sin ninguna limitación, pero si es una muestra de que la protección de nuestra intimidad no es precisamente una obsesión de algunos de los principales proveedores de servicios sociales digitales.

Leer más

¿Cómo eliminar mi cuenta de Facebook?

Como generadores de contenido en las redes sociales a veces abrimos cuentas de prueba bien como perfiles personales o bien como pagina de empresa, grupos, proyectos, etc…
Con frecuencia esas cuentas en lugar de ser consecuentemente eliminadas son abandonadas produciendo cierto daño a nuestra reputación online si se relacionan de alguna manera con nuestra marca personal. A nadie le gustaría tener una tienda sucia y abandonada con su nombre en la fachada, podría afectarle al resto de sus negocios.
De hecho en todos mis cursos una de las preguntas que más se repite es: » Y después de las prácticas ¿Como puedo eliminar mi cuenta de Facebook?»

También es común requerir una eliminación de datos por temas personales o de privacidad.

Para evitar esto (y la basura caducada de sus servidores) las redes sociales nos ofrecen la posibilidad de dar de baja nuestras cuentas, de eliminar nuestro perfil de usuario o alguna página en particular.

Vamos a hacer un recorrido por las redes más habituales y comprobaremos cómo es el proceso. Veremos que en algunas como Facebook es muy accesible aunque no demasiado rápido mientras que en otras como Xing no está precisamente a la vista.

Leer más