Cuando pensamos en dar el salto a internet para mostrar al mundo digital nuestro proyecto, nuestra empresa o nuestras capacidades personales una de las primeras plataformas en las que pensamos es en un blog.

La verdad es que es una muy buena idea:

  1. Es muy personal.
  2. Es barato.
  3. Las normas las ponemos nosotros.
  4. Es una estupenda carta de presentación.

Tras unas semanas (o minutos, depende de nuestras ambiciones, de las características técnicas y de la dificultad del proyecto) planeándolo, configurándolo y dejándolo bonito, llega el día del estreno.
Publicamos un ambicioso post de presentación y nos dedicamos a compartirlo en redes sociales con nuestras amistades.

Es probable que corras a buscarte a Google. Un escalofrío te recorrerá la espalda al comprobar que no apareces ni buscando directamente por el nombre de tu blog… luego comprobarás que es normal, que Google tarda un tiempo en indexar lo que se va creando y hasta que no publiques algunos artículos no te considerará “relevante”.

sequía de temas para escribir en un blog

La sequía de temas sobre los que escribir, el gran problema del bloguero.

Casi todos los proyectos de blog que se cierran o se abandonan lo hacen por la falta de regularidad en las publicaciones, generalmente por la sequía de temas.
Es importante preparar una generosa lista de temas cada cierto tiempo para poder ir sacando ideas y desarrollarlas adecuadamente. O incluso planificarte series sobre un tema en concreto. Cualquier preparación de temas para escribir en tu blog te ahorrará problemas.

Nuestra recomendación es no dar luz verde al blog hasta no tener un listado de no menos de 30 artículos y por lo menos 7 u 8 ya escritos. Más vale arrancar con ese margen que no sufrir la presión, si tus primeros seguidores ven que fallas a las primeras de cambio imagina la imagen que estás transmitiendo…

Ahí van algunas ideas de temas posibles para desarrollar artículos o temas para escribir en tu blog:

  • Revisiones de productos o servicios relacionados con tu sector.
  • Revisiones de sitios web/blogs parecidos o relacionados con el tuyo.
  • Revisiones de herramientas que usas tu o tus clientes/amigos.
  • Errores que has cometido profesionalmente y podrían servir como ejemplo a otros.
  • Listas top de cosas que te gustan.
  • Casos de estudio sobre tus clientes o proyectos.
  • Entrevistas con gente relevante de tu área.
  • “How to”s o tutoriales sobre cómo se hace determinada cosa.
  • Hablar sobre tus ilusiones, proyectos, fracasos, éxitos.
  • Resúmenes de libros relacionados con tu sector.
  • Recomendaciones de lecturas.
  • Películas relacionadas con tus temas.

Tómatelo en serio, es mucho más importante el contenido en los artículos que algunos temas gráficos o conseguir que funcione adecuadamente el plugin de twitter. Apóyate en la lista que te sugerimos y prepárate con tiempo. Nos lo agradecerás 😉

PD: Si necesitas un poco de «empuje» quizás te vendría bien apoyarte en el proyecto IronBlogger donde sus miembros se comprometen a publicar un artículo a la semana como mínimo, se reparten méritos para los que lo consiguen y castigos para los que no cumplen. Parece divertido.

¡Marketing marciano!
Una lista de correo sobre marketing online

 

Recibe los contenidos más atractivos para gestionar el marketing de tu empresa.

Te has suscrito correctamente ¡gracias!