En estos meses estamos viviendo un auténtico boom de las retransmisiones en directo por internet. Entrevistas, podcast en directo, webinars, congresos online… Con total seguridad has visto alguna de ellas por streaming últimamente.

Una parte de todos estos productos audiovisuales se basan en herramientas de videoconferencia como Zoom, Jitsi. Google Meet o Where by, por ejemplo. Nuestro último artículo precisamente trataba de cubrir la oferta de mejores herramientas gratuitas de videconferencia.

Sin embargo la otra mitad de las necesidades que hay que cubrir par estas situaciones que mencionaba más arriba se basan en la capacidad de streaming de estas herramientas.

¿Qué es streaming?

Streaming en una transmisión en directo de contenido multimedia a través de internet.

Normalmente los streaming se realizan utilizando plataformas propias como Crowdcast para emisiones privadas pero lo más habitual suele ser hacerlos públicos a través de YouTube, usando concretamente su servicio de YouTube Live.

Para el sector de los webinars profesionales además de Crowdcast existen otras posibilidades como GoToWebinar. Las ventajas de estas herramientas son fundamentalmente que te permiten tener un control de acceso y una gestión de asistentes. Esto es particularmente útil si el objetivo de la emisión es la recopilación de emails, leads o la audiencia es un grupo privado como por ejemplo en un curso o una suscripción de pago.

Por otra parte están los streaming a través de las redes sociales. Su objetivo es el alcance máximo, tratar de que la mayor cantidad de personas puedan disfrutar de la retransmisión. Algunas de las redes sociales más conocidas en este sentido son además de YouTube Live: Facebook Live, Periscope, Instagram o Twitch

La llave que permite combinar la videoconferencia con el streaming es habitualmente algún tipo de extensión premium. Por ejemplo Zoom o Whereby permiten que, pagando un extra apor sus servicios, podamos enviar una copia de la señal de vídeo de la conferencia a YouTube. En el campo del software libre, la solución de código abierto para videoconferencias Jitsi permite hacer lo mismo mediante el módulo Jibri.

Sin embargo en todos estos casos se trata de añadidos que no cubren algunas necesidades como son funciones básicas de control de realización, subtitulaciones, grafismos o lanzamiento de vídeos.

Por suerte tenemos a nuestra disposición una herramienta muy asequible (incluso gratis) para resolver esta necesidad.

StreamYard

StreamYard es una solución de videoconferencia, realización de vídeo y streaming todo en uno.

Permite mantener hasta 6 personas vía webcam en el streaming (más otras 4 en el backstage), realización con escenas predefinidas, compartir pantalla, añadir una «mosca», grafismos, vídeos y audios desde su interfaz de hasta 30″/100MB. Además puedes compartir vídeos más largos desde otras pestañas de tu navegador.

Y digo otras pestañas porque StreamYard es una web app que funciona desde Chrome, Firefox u Opera. Es decir, no necesitas instalar nada en tu equipo y tampoco requiere unas prestaciones demasiado avanzadas porque todo el peso del streaming se desarrolla en los servidores de StreamYard.

Lo único que necesitas hacer es vincular tu cuenta con un correo electrónico. StreamYard te enviará a ese mail una clave de inicio de sesión y ya estarás dentro.

A partir de ese momento podrás invitar a otros usuarios a unirse mediante un enlace y de esa forma podrán participar de la videoconferencia. Por supuesto, ellos tampoco necesitaran instalarse nada.

Tú como realizador podrás definir que estructura visual quieres que tengan las señales de webcam de cada participante. Esta es la pinta que tiene el panel de control de la sesión

Realización de vídeo

Tienes a tu disposición 7 planos distintos con distintos cortes y distribuciones de contenido que combinan las webcams con la pantalla compartida a distintos tamaños.

Control de cámaras de Streamyard

Con esas opciones se cubren la mayor parte de los casos más habituales. Es raro necesitar algo distinto y, en todo caso, no se pueden modificar.

La respuesta es rápida y cada cambio se ejecuta con agilidad siempre que la conexión a internet del realizador sea buena (siempre recomendable hacerlo por cable, aunque no es imprescindible).

Ejemplo de plano combinado 3 webcams en Streamyard

Como puedes comprobar en la captura anterior además de combinar las cámaras, existe la posibilidad de integrar el nombre de cada participante de forma automática y desatendida. Al mismo tiempo se pueden añadir un overlay con algún grafismo en formato png e incluso una «mosca».

Todos estos elementos visuales se gestionan desde un apartado del panel de control donde podemos tener precargadas todas las que necesitemos e irlas lanzando a golpe de click. La misma herramienta permite cambiar los fondos del programa.

Los overlay pueden ser vídeos, no solo png, siempre que no superen los 30″ de duración o los 100MB de peso. En mi caso los suelo usar para lanzar la careta de entrada (intro) y de salida (outro) del programa.

Además de logos (moscas), overlays y fondos, podemos crear banners de texto (muy sencillos pero rápidos de crear y usar) para añadir títulos. Pueden mostrarse tanto como carteles de texto estático, como texto en scroll horizontal

Como no podía ser menos, cualquiera de los participantes puede compartir su pantalla, que puede ser mostrada a pantalla completa o compartiendo plano con los participantes. Esta distribución es ideal para webinars y formaciones online.

Comprobarás que las posibilidades de realización son muy amplias y dinámicas. Además funcionan muy bien y son sencillas de realizar en una situación de autoproducción, cuando estás participando en el streaming y realizando al mismo tiempo.

Y hablando de streaming ¿hacia dónde podemos lanzar estas retransmisiones?

Streaming a redes sociales

StreamYard está creado para usarlo contra las siguientes redes sociales:

  • Canal de Youtube
  • Facebook Live (para páginas, grupos y perfiles)
  • Periscope (y de ahí a Twitter)
  • Twitch
  • Linkedin (páginas, eventos y perfiles pero aun en fase experimental por parte de Linkedin)

Pero también se puede enviar a un Servidor RTMP y desde ahí lanzarlo contra lo que necesites (incluso volviéndolo a realizar), puesto que es un estándar de retransmisión de video por internet.

Cada stream tiene su propio título y descripción y pueden ser lanzados de forma simultánea con lo que puedes cubrir varias redes sociales al mismo tiempo y maximizar el alcance de tu producción.

Estos destinos de stream deben ser creados previamente y requieren ciertos permisos de publicación en tus redes sociales, naturalmente. Una vez aceptados los permisos será el propio StreamYard quien se encargue de crear una publicación e incluso programarla dejándola a la espera si así lo deseas.

En el caso de las publicaciones programadas, en la zona alta del panel de control tendrás un indicador con el tiempo restante hasta la emisión (en forma de cuenta atrás en los últimos minutos) y un botón para entrar en el directo.

Cuando llega la hora del directo StreamYard no da paso automáticamente, esta función siempre debe ser activada manualmente, como método de seguridad pulsando sobre Go Live.

Hay que añadir que Instagram no está cubierto de serie entre las redes sociales disponibles. Esto se debe a que Instagram no permite la emisión de vídeo fuera de su app.

Sin embargo existe un desarrollo por terceros que permite usar StreamYard para trabajar los videos en directo de Instagram mediante RTMP y que funciona perfectamente: Yellow Duck. Aquí tienes un tutorial para conectar estas tres herramientas.

Preguntas de la audiencia

Una de las funcionalidades más atractivas de StreamYard esta precisamente relacionada con las interacciones en estas redes sociales. Podemos añadir a la emisión cualquier comentario realizado por un usuario en la actualización que alberga el streaming. Por ejemplo, un comentario del chat de YouTube o de la publicación del Facebook Live.

Esto te permite interactuar con la audiencia creando una mayor engagement o compromiso de la misma. Además pueden hacer preguntas, dar su opinión o simplemente participar activamente.

Todos estos comentarios están moderados por el realizador, que los ve en el panel de control y decide cuándo mostrarlos.

La propia interfaz de StreamYard puede ajustarse para que el rótulo no pise la imagen, corrigiéndose automáticamente. Esta opción está disponible en la configuración de la herramienta.

No todo es directo, grabando una copia de seguridad

Las propias redes sociales que permiten la difusión de directos suelen incorporar la posibilidad de descargar una copia de la emisión una vez que finaliza. Esto está bien pero nos obliga a que la sesión de StreamYard sea en directo si queremos tener una grabación ¿o no?

Pues no. StreamYard tiene su propio grabador de sesiones independiente de las redes sociales. De esta forma puedes crear tu programa y posteriormente editarlo, añadir otros contenidos o simplemente realizando un falso directo sin presión.

El grabador funciona de forma independiente pero también en paralelo, ofreciendo incluso una versión de la grabación en formato solo audio. Esto es realmente útil.

Por ejemplo, en mi videocast Un Billete a Chattanooga con la diseñadora web Ana Cirujano, emitimos en directo el programa por YouTube, pero también publicamos una versión de audio en formato podcast. Después de cada emisión, descargo desde StreamYard la copia de audio grabada «localmente» en la nube, la postproduzco añadiendo algún detalle musical y la publicamos en nuestro feed.

Tutorial de StreamYard

Como este tipo de aplicaciones es mucho mejor verlas funcionando para que puedas hacerte una idea de su flexibilidad, he grabado este sencillo tutorial de StreamYard donde en solo 10′ conocerás todas las posibilidades que te ofrece:

Limitaciones de StreamYard

Por supuesto no todo en el universo StreamYard es maravilloso y tiene algunas limitaciones. Estas son las que yo he podido detectar:

  1. StreamYard trabaja a 720p y cualquier contenido de mayor resolución es escalado. Esperemos que en un futuro podamos disfrutar de full HD.
  2. Aunque los 7 casos de diseño de pantalla son muy variados, no hay ninguna flexibilidad si necesitas ajustar alguno. Son los que son y cómo son. Punto.
  3. Cuando hay muchas peticiones a la API de YouTube, puede pasar que las imágenes de perfil de los comentarios de los usuarios no se muestren y salga un icono de imagen no disponible. Desconozco si está en la mano de Streamyard solucionar este problema.
  4. El consumo de CPU de Chrome o el navegador que uses para gestionar StreamYard es altísimo. Si estas lanzando vídeos en pestañas paralelas pueden producirse ralentizaciones en la reproducción de vídeos si no dispones de un equipo razonablemente potente (muy lejos de los requerimientos de OBS o similares, por otra parte, no te asustes).
  5. Se echa en falta algo más de control activo de audio. StreamYard normaliza todas las fuentes de sonido y es muy eficaz pero no permite realizaciones creativas con el audio.

Precios y funcionalidades

StreamYard ofrece tres modalidades de servicio bastante bien balanceadas. Lo mejor de todo es que la primera es totalmente gratuita y, si bien está muy limitada, te permitirá verificar si realmente la herramienta se ajusta a tus necesidades.

Estos son los precios y funcionalidades de cada versión de StreamYard. Los precios indicados son para el contrato anual, pero se pueden hacer mes a mes con un pequeño sobrecoste y cancelarlos cuando quieras.

  • Gratuita: La versión gratuita está limitada a 20 horas de transmisión al mes y solo puede usarse una única red de destino (no se permite el multistream ni los destinos de tipo RTMP). Además integra una marca de agua en una esquina, en forma de mosca con el logo de StreamYard. Tampoco se permite la grabación local ni el uso de logos, overlays o fondos. Sí permite por otra parte el uso de banners, color corporativo, compartir pantalla, comentarios en directo e incluso la funcionalidad experimental de chromakey con fondo verde.
  • Básica (20$/mes): Todo lo que permite la versión gratuita pero nos libera de la marca de agua de StreamYard, no hay límite de horas de streaming, podemos usar logos. Overlays y fondos. Además podemos añadir destinos RTMP, streamear a dos redes simultáneamente y grabar localmente hasta 4h por stream.
  • Profesional (39$/mes): Esta cuenta tiene todo lo que aporta la básica pero permitiendo el multistream a 5 destinos simultáneamente y 8h de grabación local por cada stream.

Como puedes ver la opción Básica será la más adecuada para la mayoría de los casos, salvo que necesites lanzar el streaming a más de 2 canales simultáneamente.

StreamYard en acción en uno de los eventos online más destacables: WordCamp España Online 2020

Conclusiones

Desde mi punto de vista StreamYard es la mejor opción actualmente para la realización de streming con videoconferencia.

Soluciona muchos de los problemas del uso de software local con OBS. Simplifica muchísimo la preparación y permite tenerlo todo listo para retransmitir en apenas un par de minutos.

Es ágil, fiable y no requiere de un gran equipo. Con una webcam y un micro tienes un panel de realización completísimo para cubrir casi cualquier necesidad.

Evidentemente no tiene la flexibilidad de otras herramientas profesionales pero tampoco la mayoría de sus problemas. además se aprende a usar muy rápidamente ya que la curva de aprendizaje es poco pronunciada.

He probado todos los planes de pago y actualmente el Básico me parece el más razonable. Creo que por 20$/mes hay muy pocas opciones que representen una alternativa más seria para la retransmisión de webinars de forma pública que StreamYard.

Si quieres ahorrarte 10$ del coste de StreamYard te invito a darte de alta desde este enlace

Espero que su equipo de desarrollo siga trabajando en la herramienta para ofrecernos más funciones y sobre todo la posibilidad de trabajar en full HD en un futuro cercano.

¡Marketing marciano!
Una lista de correo sobre marketing online

 

Recibe los contenidos más atractivos para gestionar el marketing de tu empresa.

Te has suscrito correctamente ¡gracias!